30 nov. 2013

Reflexivo

Metafórico en ciertos momentos donde al crear escenarios con seres extraños es necesario, pues los saludos comunes no es tan habitual cuando se trata de aventurarse.

He estado entrometido en varias cosas como para pensar en el estrés causado por mi sueños, la realidad parece mas cierta en este momento si la comparo, debo explicarme o no seré entendido.

Hay sueños normales, los cuales considero con muerte y escenarios apocalípticos, dotados de verdadero dolor entre esos protagonistas, no me veo involucrado como un yo, he de ser un personaje mas entre todo ese tumulto de gritos cuando un planeta a causa de un desbalance en la gravedad va a provocar la muerte del planeta tierra dentro de 139 días. Las personas comienzan a correr como si fuese lo debido y esconderse para poder sobrevivir, mas no comprenden la aniquilación completa, no hay donde correr o esconderse, la muerte es segura entre todo esto.

Un cielo color amarillo con tonos en café es un día habitual, salvarse de los bajos deseos de los demás para poder llegar al fin de le la existencia se vuelve el pan de todos los días. Gritos, correr, ser una buena persona como algo fuera de lo normal, totalmente todos van a morir no importando lo que se haga en el mientras, desaparecen las naciones, no hay organización, cada quien va por su cuenta. Ya no importa el mañana.

Ha de verse demasiado cruel en este escenario intentar ser alguien, pero no se puede, simplemente lo necesario para seguir existiendo.

Ciertas cosas rodean formas no humanas, al parecer algo emerge para la aniquilación previa, parece ser un juego donde alguien al ver un hormiguero a punto de su final se da a la tarea de pisarlo y acabarlo antes.

Entre todos estos sueños he de encontrarme, no sufro como algo cotidiano, mucho menos he de tener ideas vagas para poder pasar el día, simplemente reflexionando para poder seguir bajo mis ideales y no salir de todo esto a lo que llamamos realidad.

4 nov. 2013

De escenarios por crear

Sus pasos denotaban la tristeza aguda en su corazón, los zapatos en rebeldía no lo permitían, forzaban a detenerse o conseguir el paso correcto según las normas sociales, finalmente su cabello ocultaba la verdad, su mirada.

El aceleramiento se denota, comienza a exhibir la verdad tras todo aquel fantasma apoderado de un cuerpo sin sentimientos, su deseo por correr hacia la ventana en casa y observar la realidad eran completamente obscenas, la fantasía ha alborotado su constante imaginación.

Con ese semblante irreal contrastaba la realidad, sentía ser un extraño personaje de caricatura, una imagen mas dentro de la mente de alguien, un sueño perdido entre todos los deseos profundos sobre la manipulación de una vida sin metas cumplidas, quiere existir.

Un deseo compuesto por necesidad, no tiene a donde hablar, no desea hablar, sigue sin saber si lo correcto va a ser lo venidero o comenzar a relatar lo que lo ha traído aquí es la razón. Quizá sentir dolor va a aliviar la falta de existencia.