20 sept. 2013

Pasado en lluvia

Afuera, tras esa ventana sigo viendo como caen todas esas gotas para formar en conjunto aquella pequeña corriente de agua sobre la calle, brilla con intensidad por los reflejos de las lamparas y la oscuridad da paso a muchos sonidos interesantes, tantos vienen de recuerdos.



A mi aliento le dio por empañar el cristal, en mente estoy volando en todas esas cosas provocadas por mis lágrimas, todo en mismo ambiente va dando la correcta soledad, esa donde recapacitas todo lo agradable vivido, fuertes expresiones y abrazos a mis amigos.

Quiero escapar para poder seguir existiendo en el presente, pero el pasado no es un tormento, es alegre.

Es y me resulta extraño, soy la voz de todos mis tormentos, la misma usada para mi miedo, ni se diga de mis alegrías, pero doy importancia a los demás, algo con lo cual estoy un poco equivocado, allá afuera alguien tiene similitud, mas intenta sobrevivir para existir entre recuerdos de otros. Entre tanto sigo siendo mi propia voz, he de lidiar con ello de nuevo.

Sigo sin aprender a ser fan de algo, no tengo el apego necesario para hacerlo, mucho menos demostrarlo, quizá ahí puedo encontrar la respuesta a mis sentimientos con los demás, el insípido pensamiento de afectación debe desaparecer, es error y controversia, mas esto queda en un cambio de página, el libro en mano comenzó a abrumar mi tormenta, pareciera ser las lagrimas eran demasiado, ya estaba forzando mi escape.

La ventana frente a mi sigue siendo ese umbral de fantasías, sigue siendo donde puedo evocar mis deseos sobre una aventura, pero solo queda en eso, una fantasía para escribir.

Por lo mientras he de tomar mis dedos, marcar mi presencia con mi aliento sobre el cristal entre garabatos y si luego puedo recordar va a ser algo por lo cual vivir otro momento.

0 dijeron:

Publicar un comentario