17 jul. 2013

Un reflejo

De frente al espejo todo ha comenzado de nuevo.

He destruido todo lo que amas, aquellas cosas aplastantes para tu carácter, mas sin embargo no te logro entender, dices poder seguir construyendo todas esas cosas por las cuales deseas vivir, no comprendo tus sueños llenos de aventuras, la pasión en tu vida comienza a terminarse, parece ser el comienzo de un epilogo, pues siento has muerto.



No encuentro respuesta, te sigo viendo, aquí, frente a mi, la misma absurda expresión, los mismos tontos gestos, aquel irritante silencio, tus vacíos sin lagrimas, seriedad y cabellos enredados, supongo deberías tener una explicación, pero veo no te gustan las escusas, me agradas, pero no es la forma.

Te mantienes callado, piensas seguir esperando, ¿qué?, en definitiva podrías poner un alto a todo, pero en cierto esquema se ve bien, confrontadote es distinto, decides tropezar, callar, esconderte, meterte en esa tonta tapadera irracional que llamas "autoestima", mientras en realidad sigues sin darte cuenta de tu error, no hay, no existe, deja de callar.

Termino de arrastrar tus síntomas putrefactos, pues ante ti soy una simple forma de salida, la cual parece estar saturada, no mantengo ambigüedad, ya no más, si bien lo que he soportado por cierto tiempo ha parecido suficiente, puedo decir es excesivo, por mi parte pierdes de nuevo, como lo has venido haciendo.

Estas entre terrores y lo entiendo, pero como lo he dicho, adiós, parece ser he comenzado a amarte lo suficiente como para permitirte vivir.

0 dijeron:

Publicar un comentario