13 jul. 2013

Fantasma

Sigue caminando sin tus ideas, pero no permitas que otros consuman tu esencia, si bien no es tu existencia lo que provocas, sino tus palabras lo que alborota. Detén un momento tu perdida, encuentra un reflejo y consume, necesitas un favor, necesitas y es lo que debes saber. Por un momento aprovecha de ti lo que otros toman, confronta, rompe y sé estruendo, no por un instante dejaras de existir, mucho menos seras irracional, pues encontrarte es lo que no da cuenta tu consciente.


Las palabras suenan de paredes tal cual una eternidad de susurros interminables, fantasías de criticas, gritos de desprecio al unisono murmullo de todos los colores alrededor, busca un espejo, lo necesitas. Volteas al suelo para cubrir aquel rostro marcado por tal maldición, no sabes si es belleza o algo aberrante, ya no sabes como llamar a los sentimientos y su necesidad por un deseo de escape, ¿deben hacerlo por tus lagrimas, sonrisas, gritos?

Delirante es el momento, con suspensos al aire, el cual llena de ideas absurdas todo aquello, aquel horrible ser, la peor de las creaciones, el silencio. Eso mas absurdo que las palabras, permite aprender a volar, consigo lleva un éxtasis idóneo para los faltos de personalidad.

Sin embargo el silencio tiene compañía. Miremos primero al silencio como una carta de presentación para poder confrontar. Silencio: "Hola, mucho gusto, soledad viene tras de mi y quiere ser tu amiga, adiós". Te envuelve la duda, comienzas a estirar todo por conocer aquel ambiente callado, esperando algo suceda, te ciegas y obstruyes todo aquello visto en algún momento. Sin darte cuenta, ya estas esperando algo inexistente para los demás, pues creas tu propia trampa.

0 dijeron:

Publicar un comentario