27 abr. 2013

La peor carta de amor

Bien o mal te amo, negarlo no puedo.

Igual el sentimiento muchos lo forman y deforman a propio gusto y personalidad de cada quien.
Sigo pensando si te amo de la manera correcta, si lo que de mi necesitas es amor, mas cada que veo figurar una sonrisa cuando tomo tu mano mientras caminamos y comienzo a acercar mi corazón a ti, se borra un poco la pregunta.

24 abr. 2013

Carta a Vero


Era una fría navidad, ella intentaba abrir un regalo que no le correspondía, su justificación era su bello
rostro que no podía ser castigado.

I

El día comenzaba como cualquier otro, un frío en la ciudad, las personas por las festividades inundaban
las calles con fervor hacia las compras y juntas en sociedad creaban un bello paisaje de diversión,
alegría y compras al puro estilo capitalista, no dejando de lado el espíritu navideño que llenaba cada
compra.

Aquella niña había salido con sus padres a comprar algo para la cena navideña, no querían esperar
hasta el último momento, era un frío 23 de diciembre, rodeado de compras, personas apresuradas por
adquirir productos que necesitaban y otros que solo eran para adornar aquella ambición de celebrar, a
final de cuentas no todo era malo, aquella niña sabía que recibiría muchas cosas en esa fecha.

Regresando a casa ella recordaba mucho su escuela, cuando regresaría tendría que hablar sobre sus
vacaciones y lo que había hecho durante ellas, crear ante todo una fantasía para ser la mejor entre todas
sus compañeras, ella quería los mejores regalos, jugar con ellos y llevarlos a todos lados para así poder
mostrarlos a los demás niños, quería diversión, jugar. Necesitaba alguna forma para poder estar en los
mejores juegos, ser llamada por los demás y tener consigo los mejores recuerdos. Intento crear un plan.

Llegando a casa subió a su habitación, buscando entre sus cosas de la escuela en su mochila sacó una
pequeña libreta, tomó un lápiz y comenzó a escribir lo que hacia ella y quienes la rodeaban, así
comenzaría su diario de vacaciones. Se aproximaba la hora de comer, ella había rodeado la casa,
describiendo en su pequeña libreta los adornos de la casa, lo que veía, "las luces este año brillan más,
tenemos más colores y se ven bonitas", siguiendo a la parte de adentro de la casa se acercó al pino de
comenzaría su diario de vacaciones. Se aproximaba la hora de comer, ella había rodeado la casa,
describiendo en su pequeña libreta los adornos de la casa, lo que veía, "las luces este año brillan más,
tenemos más colores y se ven bonitas", siguiendo a la parte de adentro de la casa se acercó al pino de
navidad, mirándolo de cerca causó la curiosidad de su madre, quien al verla, le causó una tremenda
risa. Ella seguía viendo, observando, casi parecería que se quería comer el pino, ideando como
describirlo en su libreta solo puso "este año el pino me gusta más, además me dejaron poner la
estrella", ella siguió hacia la planta alta de la casa, las escaleras tenían adornos de pingüinos y renos, a
ella sólo le gustaron los renos, los pingüinos no le daban gracia, se le hacían raros, subió hasta llegar a
su habitación, se aventó a su cama y quedó mirando un póster que tenía pegado en el techo.

Hora de la comida, su mamá le grita para que baje a comer, ella con tremenda ansiedad baja corriendo,
se sienta y comienza a comer lo que su mamá le ha servido, de comida era puré de papas acompañado
de una milanesa de pollo. Terminó de comer sin decir ni una palabra durante la comida, haciendo que
su madre se pusiera más curiosa, su padre la vio de reojo sin gran sorpresa, ella dijo gracias y subió a
su habitación.

Llegando la noche ella siendo arropada por su mamá y un buenas noches de su papá se durmió y tan
tranquila que parecería un ángel.

Dulces gigantes, perros paseando y dando las buenas tardes, ella caminando sobre calles en forma de
alfombra, quería ir hacia el regalo más grande, a lo lejos lo miraba sobre los tejados, aquel regalo en
forma inmensa, cubierto por un vistoso papel regalo color morado, el moño blanco y un listón dando
vuelta a todo el regalo, algunas tiras caían sobre la ciudad. Ella caminaba emocionada hacia el regalo,
contenía excitación por saber lo que contenía, manteniendo un rostro tan feliz, alegre y angelical.

Pero... su despertar fue súbito, estaba frente al pino con un regalo en manos, no sabía por qué estaba
ahí, solo sentía esa necesidad de abrir el regalo. Regreso a su habitación, se cubrió con las cobijas y
siguió durmiendo.

II

Era la mañana del 24 de diciembre, tras pasar una noche fría la mañana lo fue también, sus papás no la
despertaron, ella despertó hacia las 11 am, bajo a la cocina y se preparó un tazón de cereal, lo llevo
consigo a la sala en donde se dispuso a ver televisión.

La tarde pasó rápidamente, entre la preparación para la cena, ella jugando, sus padres de un lado a otro
para atender los pendientes para esa noche, llamadas para confirmar asistencia aparecían en el sonar
del teléfono, movimiento en toda la casa, ella estaba aturdida de tantas órdenes.

Había llegado la noche, celebraciones por varios lados de la ciudad, era una noche tranquila, las
personas con regocijo andaban hacia las casas de sus seres queridos, la alegría brotaba de sus
corazones, parecía irreal, de fantasía, pues la situación se veía distinta cuando no eran esas fechas.
corazones, parecía irreal, de fantasía, pues la situación se veía distinta cuando no eran esas fechas.
Subiendo las escaleras recordó que debía preparar sus cosas para la mañana siguiente, corrió hasta su
habitación donde guardo en una lapicera tijeras, lápiz, colores y un saca puntas en forma de conejo
color amarillo. Las puso a un lado de su cama para no olvidar donde puso aquello. Sus padres
apresurados se cambiaron de ropa a algo más formal, ella debía estar también preparada, su madre la
apresuró a bañarse, pues, una vez estando lista debería lucir un vestido hermoso de holanes rosas y
color blanco, unas hombreras en blanco brilloso. Los colores resaltaban más su rostro y formaban un
magnífico cuadro que no pasaría desapercibido ante la familia. Su cabello de rizos había formado un
complemento magnífico, su madre le había hecho una coleta que le recogía la mitad de su cabello
dejando a la vista algunos caireles. Aquellas pequeñas zapatillas en color rosa parecían de muñeca, un
corto tacón sonaba a la par de sus pasos, los cuales eran muchos, corría de un lado a otro luciendo su
vestido, claro, su madre le llamaba la atención pues no quería que se ensuciara aún.

Llegó la noche, los invitados hicieron acto de aparición, eran tíos, tías y los hijos de las parejas, sus
primos.

Ha llegado el momento de la cena, lo cual mientras algunos reían de anécdotas del pasado, los niños
jugaban, las madres de un grito mandaban a traer a todos a la mesa para comer. Sentados a la mesa las
gracias se dieron y algunas palabras de afecto, aunque los platos estaban servidos, la familia había
decidido dar un abrazo a cada integrante, lo niños al mismo tiempo jugando se reunieron para dar un
abrazo de grupo, al mirarlos los adultos rieron y enternecieron de tan bella escena, risas sonaron por
toda la habitación, sonando quizá hasta fuera de la casa. La comida avanzó sin gran emoción, era un
lomo de cerdo cocinado al horno, la madre de la niña lo preparó con cierta salsa para que éste no
quedase reseco, acompañando un puré de papa, ensalada de verduras, ponche de frutas y un delicioso
pastel al fondo de la cocina esperando a ser partido. Satisfechos de tan buena comida el pastel fue
traído, él padre de la niña decidió partirlo, repartieron una rebanada a cada quien, mientras la sorpresa
para los niños fue recibir junto a su rebanada, unos dulces. La alegría en las risas de los niños mientras
seguían jugando causaba tranquilidad en la casa, era un ambiente de temporada, no podría pedirse más.

La media noche llegó tan rápido como el cansancio en los niños, quienes uno a uno fueron cayendo en
sueño, cada padre acomodaba a su hijo en un lugar, alguno en el sofá, otro en una cama inflable,
mientras la niña fue a disfrutar su cama.

III

Encontrada rodeada de cajas de regalo, era maravillada por tantas cajas, era una ciudad de colores, risas
y muchos árboles, se podían ver árboles que daban frutos en forma de cajas de regalo, ella tomó un
fruto con dificultad, estaba en lo alto de una rama, lo primero que hizo fue morder el fruto, tras
masticarlo olfateo su aroma, era dulce, ella sólo había sentido ese aroma en las pelotas que le regalaron
fruto con dificultad, estaba en lo alto de una rama, lo primero que hizo fue morder el fruto, tras
masticarlo olfateo su aroma, era dulce, ella sólo había sentido ese aroma en las pelotas que le regalaron
en su cumpleaños, un delicioso aroma a chicle. Seguía paseando entre las calles, mirando los colores de
los frutos de los árboles, rosa, verde, rojo, amarillo, azul, blanco, naranja. Decidió probar cada uno de
los colores, su sorpresa fue que a diferencia del rosa que había mordido primero, los demás sabían a
distintas frutas. Cariñosamente se acercó y se restregó contra sus piernas, haciendo un ronroneo tan
suave que no podría percibirse a la primera, ella comenzó a acariciar su cabeza, su lomo y finalmente
jugaron. Aquel gato de color marrón acaparo su atención, los colores rodeaban, mas no eran la
atracción en ese momento, el gato de cola pinta y bigotes largos jugaba con la niña, ella reía.

"Despierta", una voz a lo lejos le dijo, era tan lejana, parecía querer llamarla desde un lugar recóndito,
"despierta", repitieron nuevamente, al reaccionar ella recordó la fecha, salió disparada de la cama, sacó
sus pantuflas, se acercó a su lapicera y la tomó al mismo tiempo que salía corriendo. Junto a sus primos
tomó lugar en la sala donde estaba el pino, las luces aún seguían prendidas, no importando la luz del
sol entrando por la ventana. Era obvia la emoción por abrir el regalo. Cada uno de sus primos fue
abriendo su regalo, ella al final se le acercó la caja más grande de todas, las ansias por saber que
contenía eran más de lo que podría aguantar, tomó su lapicera, sacó las tijeras y cuidadosamente abrió
su regalo.

En el interior encontró una hoja blanca doblada, sintiéndose sorprendida de encontrarse con aquello la
tomó y desdoblo, mirando lo que tenía escrito lo leyó, se quedó en shock por un momento y corrió
hacia sus padres, los abrazo y con voz entre cortada les dijo "los quiero".

"Te amamos, con cariño mamá y papa".


15 abr. 2013

Cuentos de buenas noches 2

Cada domingo por la noche era cubierta del manto estelar, sus ideas volaban para atraer su mirada hacia las estrellas y distraerla, si mal era no tener un balcón, ella asomaba la mirada por la ventana, aquel lugar la dejaría con la maravilla sobre si misma y recordar lo magnifico del afuera.

Seguía soñando despierta, mantenía consigo una esperanza para no abatir sus acciones, era combatir el día contra los preparativos para dormir, el arropo de su rincón de las cobijas es un deseo consolidado, secreto, en ocasiones le daba una risa pequeña cuando lo recordaba, sentía tranquilidad.

14 abr. 2013

Nunca te escuche

No guardaba silencio, ya no era sigiloso y mucho menos me contenía...

Muere conmigo el eterno enamorado, a su funeral asisten las risas amargadas de sus contrincantes, las lagrimas de un loco y las canciones mas estruendosas que pudiera encontrar.

Comienza el enojo, la cruel verdad, me duele despedirme, soy alguien malo...

Jamás intente ser el correcto cuando no es momento, si era de escuchar tus lagrimas caer puedo serlo, si fuese sobre ser un nombre mencionado por tus labios quizá alguien lo entendería, mas si un momento te he robado, puedo considerar lo magnifico sobre cuando existimos.

No soy y he querido, no he decidido mas lo he pensado, nuevamente me encierro en mis fantasías para no imaginarte, simplemente eres el recuerdo sobre lo visto en tu cuando somos.

Tus miradas también son cerradas, no me permites escucharlas, mucho menos entenderlas. Si tus canciones susurran tu interior, cuando menos lo esperes voy a aparecer en tus recuerdos, yo no lo quiero así.

"Escuchar un ave y no querer abrir la ventana, puede entrar la lluvia y temo que mi almohada se moje más..." - Ella

10 abr. 2013

El tiempo no es asesino

Dejaron de existir ciertas palabras, ciertas formas de ver, corriendo de un lado a otro comenzaba a preocuparse. Sin tener idea sobre lo que debía hacer caminaba con desesperación casi al grado de correr de aquella abrumanción.

El doctor le decía que todo iba bien, la enfermedad no podría comenzar tan mal, parece ser que los análisis llevarían a los verdaderos resultados y descubrir en verdad lo que pasaba, le hacia mantener la calma. Pero en sus adentros parecía que no descubría tranquilidad, le ganaba el sentimiento de morir, sobre algo malo, de saber sobre una muerte dolorosa.

El día seguía su curso, ya los resultados acercaban su sentencia. El cielo despejado y un atardecer con calma, parecía casualidad que en el hospital no hubiera tanta gente. La soledad comenzaba a acorralar mas su desesperación  No llamaría a nadie, no avisaba a nadie, mucho menos se le ocurría hacer énfasis sobre la situación en la que se encontraba. Pensaba que morir en soledad seria lo mas importante.

--Los resultados de los análisis comprueban su miedo, perdone que no podamos hacer más por usted, es realidad su padecimiento, puede ser que a consecuencia del golpe no se pueda detener la hemorragia interna, si intentamos detenerla podríamos ser la causa de su fallecimiento, parece ser que sus plaquetas están fuera de control, esta fuera de nuestro alcance hacer algo. --El doctor se alejó entre los pasillos con mirada de preocupación, cerrando las manos mostrando su coraje a la situación.

Sin dolor, sin preocupación, comenzaba a aceptar su realidad, iniciando con un carácter que contradecía su forma de ser.

Tomó su carro, aceleró para mostrar su frustración, encamino su rumbo hacia la carretera, parece ser que no aceptaría el tiempo como asesino, decidió hacerlo por su cuenta y de la forma mas pronta que conociera tras todo lo que daba vuelta en la cabeza.

En cuestión de minutos su cuerpo quedó prensado entre la lata del auto, explotando por dentro, causa de su hemorragia interna, ya no quedaba suspiro de todas aquellas esperanzas en aquel ser humano con un futuro incierto.

7 abr. 2013

Buenos días princesa


Extrañamente despiertas mas tarde, no es tu intensión  el horario lo provoca, causando que sientas un descanso mayor pero es frustrante, vas a necesitar acomodarte de nuevo.

Princesas hay muchas, de fans no se hable, van a llegar siempre, varia sobre la forma de percibirlos. Tendrás la responsabilidad nuevamente de escoger a un mortal para que acompañe tu camino a reina. Habrás de hacer entender muchas cosas, entre ellas tú.

Las canciones de la noche anterior siguen dando vueltas en tu cabeza, recuerdas y ríes.

Mas cada mañana al despertar buscas el sol, su calidez y siempre una buena actitud conforma esa mirada protagonica tuya, es el primer momento cuando comienzas a romper con todo para comenzar a ser tu. Descuidas tus palabras en ciertos momentos, sabes que te van a dejar en el lugar correcto durante un buen tiempo.

Parece dejar de existir la intensión sobre vivir en intensidad. Fiestas de gala y mañanas de recuerdo, buenos días princesa, espero tengas contigo muchas ganas, abrazar al mundo y hacerlo tuyo.

Tu mejor recuerdo puede ser un "buenos días".

Historia de un matrimonio no justificado 2

Cada quien en su casa se ve mejor, allí ninguno es molestado por la falsa necesidad de preguntar algo al otro sobre su estado, seria irrelevante, en silencio acordamos callar. Pero resulta extraño, seguimos siendo desconocidos, para el otro siempre será nuevo lo que hagamos frente al otro, incluso engañarnos.

Hoy es necesario que nos veamos, necesitamos aparentar que no estamos separados, que seguimos en el mismo rumbo. Ya somos una apariencia fundamental para evitar la pregunta "¿dónde esta...?" y no saber que responder. Contenemos las mismas amistades, pero ellas prefieren a cada uno por separado, saben que juntos no pueden tener comunicación con nosotros, pues vamos a platicar con los ojos y movernos en una sola toma.

Enfrentamos el reflejo del otro dentro de nuestras expresiones, hacemos una oración en contenido de pregunta y no volteamos a vernos, simplemente es formalidad.

4 abr. 2013

No va a ser suficiente

Pero de las mentiras no hablamos, de tus formas de escribir comentamos y en conclusiones nunca llegamos. Que si las ganas de decir cosas bonitas son las peores. Mas un momento de intentos incomprendidos son los insuficientes y con todo ello no alcanza el tiempo para comenzar a ser agradable. Los mas tiernos insultos no los he conocido, tampoco comenzado a saber de ellos, pero es suficiente con las cosas que dices para provocar simpatía para quien entiende un carácter así...

Buenas noches, los rayos saludan a lo lejos, sus gritos sueltan agua despedazada, pensamientos de bolita y uno que otro escondido bajo las cobijas, ya los perros dejan de ladrar y resguardan sus miedos, otros mas se dan por vencidos al empapados estar. No son cuentos, mucho menos metáforas  pero si puedo aproximarme podría ser que un corto halago quiero hacer.

No insultas, resaltas las características de los extrañamente pendejo. No resaltas ideas absurdas, simplemente tardaran en escucharlas. Mucho menos comienzas a ser directa, sueltas las abejas para que el primer tonto en correr le pique. Pero de ser necesario, por las noches sigo esperando esas historias.

1 abr. 2013

Fantasías del amanecer a mi musa

Admiraba el día  sonaban distintas voces en la cabeza, agregando ciertas ganas de desaparecerlas, pero todas eran para que no lo hiciera...


Había un algo de alguien y continuo existiendo, pero mantenía un ligero alejamiento, su suceso no acontecía para entonces, mas afectaba.

Cada mañana acontece algo similar, gente rodeando el lugar en donde estoy durmiendo, comenzando a decir que no es normal lo que hago, mi forma de hacerlo es distinta e innecesaria. Dormir boca abajo los asusto.

La mirada sobre la ventana en aquel coche seguía el camino conforme avanzaba, eran kilómetros de distintos paisajes, distintos climas, muchas pequeñas ciudades y uno que otro acontecer extraño. Siempre intente mantener la mirada hacia el lugar que tenia intensión llegar, mas consigo siempre me distraje, su risa me hacia voltear a algo que podría gustarle. Fueron kilómetros los recorridos, horas sentado en un lugar dentro de un objeto en movimiento hacia la próxima ciudad. Climas distinguibles para la ubicación  con un sentimiento de sorpresa, uno sigue sin acostumbrarse. Caer dormido en alguno de esos camino fue difícil, quizá durante un tramo conocido, pero no debía ocurrir. En uno de esos tramos nocturnos mantenía por momentos la cabeza alzada, las estrellas estaban en posición durante el trayecto, mas en ciertos puntos desaparecían, la luz de las ciudades las ocultaban para opacarlas y obligar al pasajero a voltear, uno debía saber en donde estaba. Por kilómetros no teníamos silencio, algo nos acompaño, fuera música  palabras para seguir en el camino, mas nunca nos falto el sonido de la carretera, la primer distracción a todo. Finalmente llegar a cada destino no fue lo mismo, detenerse en distintos puntos en la misma ciudad en diferentes horas provoco un ligero cambio en el sentimiento de la costumbre, ya era un visitante.

Buenos días, conmigo tengo las intensiones sobre escribir, pero falta locura para dedicar tiempo.

Espero tu día vaya bien musa mía.