14 feb. 2013

Conforme escurría el agua

Boca abajo, con los ojos abiertos y esperando, pero, ¿esperando qué?
Ni el mismo lo sabia, no tenia idea, simplemente miraba debajo del librero, una pelusa, una moneda, cosas tiradas ahí. Ya parecía no existir el tiempo, no había motivo. Debía estar ahí.

--Si le sucede algo, si pasa algo, ¿qué voy a hacer?. -- Se dijo a si mismo en voz baja, preocupado, parecía que las voces en su cabeza no querían permanecer ahí.
--Todo esto tiene que tener solución  no puede quedarse así  --Seguía boca abajo. --Debe existir, hay algo que no estoy notando... --Hizo una pausa, abrió los ojos mas de lo normal, era lo único que se movía de su cuerpo.

Tendido sobre la cama de arriba, en silencio, pensando, parecía nada cambiaría lo sucedido. Existía algo raro sobre él, una cuerda en su cuello. Unos minutos no parecían poco, podrían extenderse horas, pero no era necesario ver el tiempo pasar, era cuestión de pensar todo bien.

--Parece que todo está jodido... ¡CARAJO! --Dio un golpe en el colchón, con la otra mano se empujo.

Colgando quedaría y su voz detendría.

Mientras la habitación estaba revuelta, un desastre total, el color mas aparecido era rojo. Un cuerpo mas tirado, sin distinción  estaba cubierto. En el baño se escuchaba el agua correr, hacia competencia con el reloj en la pared.

0 dijeron:

Publicar un comentario