25 ene. 2013

Zophia hace berrinche (1)

Carlos salía temprano de su casa, debía llegar a la escuela a las prisas, la alarma no había soñado y suerte para él fue darse cuenta diez minutos mas tarde. Ha perdido esos valiosos minutos en los cuales se pudo haber preparado algo de comer. No tomó ninguna fruta de la mesa, salió disparado en cuanto terminó de arreglarse.

Siendo un joven de 17 años que importaba comer algo, debía llegar temprano, su esmero para en la tarea que le habían dejado para esa mañana valía mucho como para llegar tarde y perder los puntos. La maestra no dudaba en la calificación, él lo sabía, tenía que ser un trabajo bien hecho, definido por las instrucciones de ella. Si el trabajo no se encontraba acorde a esas instrucciones, era considerado por el esfuerzo, tras esto se consideraba si valía la pena calificar el trabajo o no tomarlo en cuenta. Luchar contra esa subjetividad era un error grande y peor era encontrarse con el reclamo de la maestra, él se sentía mal, repulsivo, ¿cómo es posible que no pueda hacerlo bien? Se decía a si mismo. Un fracaso para él como alumno.

Continuaba el camino, el autobús, por suerte, no había pasado aún. Consigo, la expresión era fácilmente reconocible, estaba perturbado, angustiado, era culpa de la alarma. En el camino seguía pensando en lo que hubiera pasado si no despertaba a tiempo.

En la parada del autobús estaba esperándolo Zophia, ella lo miro y asombrada de la expresión de él no quiso preguntar, mas sabía que algo estaba mal.
Carlos se acercaba como si cargase algo pesado en la espalda y una expresión de haber hecho algo malo, cargaba culpa y no entendía motivo.

-Aún no ha pasado el autobús, no te preocupes, no vamos tarde. -Le dijo Zophia con mucha calma intentando cambiar la expresión de Carlos.
-Que bien que no ha pasado, la mañana sería más pésima si llego tarde a la escuela. -Carlos contestó mas calmado.

0 dijeron:

Publicar un comentario