27 ene. 2013

Mano en el hombro

Estar ahí sin pedirlo, voy a ir donde quieras, estaré.

Pensaba ser amigo, pensaba mucho en cuanto nos conocemos, pensaba en ti y tus palabras, los largos cortos momentos de plática que tenemos, los largos aprecios que tenemos el uno por el otro.

He fallado, lo sé. Tengo en mente compensarlo de muchas formas. Decirlo así quizá no sea de valor, pueda ser tomado como promesa falsa, ser atendido como nada. Pero soy sincero, quiero compensar.

A la distancia veo una luna que maravilla éste momento por casualidad no esperado. Esa luna es la misma que tu vez, es la misma maravilla que compartimos.

Imaginé un momento donde compartíamos algo, pero no miraba tu rostro, tampoco sentía completamente tu pesar. Amigo, sigo pensando debía estar ahí.

Paso demasiado tiempo y no nos dimos cuenta, felicidades, eres muy fuerte.

Para este momento espero no logre nada, pero quiero expresarme, en algún momento tenías que leerme. Me gustaría mucho charlar más tiempo contigo, nunca terminamos los temas. Además eres gracioso.

Burda humanidad que no comprende, la colectividad te obliga a refugiar lo que sabes y consigo vivir en círculos cerrados. Desprecian lo que sabes, no aceptan, consiguen vivir en inmundicia y pasar tiempo en el lodo. Sigue riendo, no saben de quien dependerán después. Mas no deberás seguir cargando la pena, existen de alguna forma aquellos que comprenden tus palabras, mas poco opinan por temor a estar equivocados, esos mi amigo son los que apenas llegarán, pero no valen la pena, su miedo los consumira.

Palabras en algo, sobre algo y de nadie. Ríe llorando.

0 dijeron:

Publicar un comentario