11 nov. 2012

Una muerte de nuevo

Esos momentos donde se piensa lo que deja atrás una persona cuando en realidad es más ver lo que los demás extrañaran de esa persona.
Los recuerdos se hacen ver, lágrimas, risas, anécdotas.
Pero intentamos superar siempre, erradicar un dolor tonto, pues tiene,os dos lados al cual ver, el cariño se ganó y sólo pasa a ser un recuerdo de cuanto se puede extrañar a ese alguien pues no tenemos remordimientos, el otro es aquella persona que no supo disfrutar y se estanca en el pudo ser.
Todo nos afecta, no se puede decir que no, dado que somos personas influenciados por el ambiente y esa corta aceptación de los cambios, ¿a qué estamos jugando en esta vida?
Podrás ver la muerte de alguien en una estadística, como un número, pero cambia cuando uno de esos números tienen un nombre y se conocía a esa persona.
Estamos influenciados de muchos sentimientos, de muchos ideales y aquellas ideas de lo que vendrá en el futuro, pues tener medido el tiempo es eso tinto error de estar bajo un constante miedo de lo que podría pasar. Y si, estamos intentando superar el miedo a la muerte, un miedo del cual somos un punto detenido en esa gran línea de eventos.
Podría ser un sentimiento absurdo el notar cuan mortales somos, que esa existencia propia debe detenerse en un punto y sentirse pactados por muchos sentimientos de placeres incompletos, de la desdicha de no concluir todo lo que teníamos planeado terminar. Mientras más cambian las cosas más se quedan igual.

0 dijeron:

Publicar un comentario