15 nov. 2012

Nunca pierdas tu mitad

Desamparada en el mundo, intentando encontrar un agujero llamado compañía, jugabas a querer a todos y mientras nadie te quería, buscabas en la nada todo.

No se trataba de amistad, no querías algo simple, más el juego apenas iniciaba.

Quien se iba a imaginar tu deseo cumplido, cuándo verías la luz en aquella oscuridad, no te desavenencias, renacias.

Sigue jugando, tu compañero no quiere abandonar tu renacer.

Dedicado a Daniela Texon.

0 dijeron:

Publicar un comentario